TOP 7 - LOS MEJORES DISCOS DEL 2015

ADVERTENCIA: El texto que leerás a continuación está basado implícitamente en la opinión y experiencia de una sola persona. Que, como imaginarás, no es otro que el mismísimo creador y sustentador de este espacio en internet. Por ende, si lees algo que en lo que te encuentres en desacuerdo o viceversa ten en cuenta que también eres dueño/a e invitado/a a realizar tu propia lista sin tener en cuenta ningún tipo de opinión o restricción a tus pensamientos. Así, al igual que quién escribe no te dejes influenciar por lo que piensen y expresen los demás sino por lo que tu propia experiencia y capacidad te permita expresar lo que consideres, es lo correcto. 


Y así, sin más reparos ¡Bienvenidos Amigos! Al primero de los Top 7 de este fin de año 2015. El momento en el que reflexiono sobre las grandes joyitas que ha dejado el año que se está por acabar y las acomodo en un ranking de acuerdo a mis gustos personales. ¿Qué porqué un Top 7? ¡Pues, porque se me da la gana, porque si no! Y, además, porque el 7 es un número que considero mágico yo, y otro millón de personas seguramente. Y porque es una cantidad justa, ni excesiva ni minúscula, la suficiente como para desarrollar y desglosar sobre el tesoro en cuestión. En esta oportunidad, desarmaré mis opiniones sobre los que a mi parecer han sido los grandes discos de este 2015. También están las ya clásicas (en este blog puedes leer los tops del año pasado y anteriores) secciones de decepciones e incertidumbres de siempre. ¡Empecemos!
 

PREMIOS “QUE CAGADA 2015”


En donde mencionamos aquellos discos que merecen pasar al olvido absoluto.


2. DAVID GILMOUR - RATTLE THAT LOCK


El año pasado en este mismo espacio puse al (por entonces) nuevo disco de Pink Floyd porque lo consideraba una estafa, un rejunte de temas viejos, sobrantes y boludeces editados con la excusa de hacer un nuevo disco. Si bien es cierto que la música de Gilmour es en realidad para cierto tipo de oído/gusto/tacto musical, creo que ni siquiera los más fanáticos pueden ser capaces de defender esto. Es (sin exagerar) el disco más aburrido que he escuchado en todo el año. Me pone en duda, si los sobrantes están en el disco de Floyd del año pasado o bien en esto. No hay un solo tema que destaque, Gilmour sigue tocando bien la guitarra, pero más allá de eso no pasa nada de agua por el río. Aburrido, monótono, embolante e injustificado, sin sentido o razón de ser. David, otro abuelo que (mal que me pese) hay que mandar al descenso de una puta vez. Punto para quienes fueron a verlo en el hipódromo de San Isidro y además de estafados no le vieron ni el brillo de la pelada al muchacho.



1. RATA BLANCA – TORMENTA ELÉCTRICA


Antes que nada, quisiera aclarar que yo fui un gran fanático de Rata Blanca hasta el pésimo “El Reino Olvidado” que por aquel entonces no me despertó ningún interés y me pareció más de lo mismo. En este caso, el disco que nos compete (del cual me enteré su existencia como dos meses después de que salió) que tuvo muy poca repercusión en los medios, sigue un poco en la senda del anterior, pero peor, mucho peor. No sé qué pasó o en qué momento se me vino abajo la banda liderada por el flaco Giardino (uno de los mejores guitarristas de este país). Es cierto que Rata Blanca ha sido desde sus inicios una banda para “todo público” cosa que los más metaleros siempre le van a sacar en cara. Pero aun así yo sentía que de todas formas se esforzaban y cada tanto pegaban grandes discos y hitazos que les iban a permitir seguir en ruedo muchísimo tiempo más. En este disco no hay ningún esfuerzo, es como si se hubieran juntado una tarde de mate a grabar en la casa de Barilari (quién vamos a suponer estaba “inspirado”) y Giardino con resaca se prendió a la onda y metieron 10 temas totalmente prescindibles que para colmo son todos muy parecidos uno con otro. El flaco sigue tocando genial, pero hasta tiene poco protagonismo en el disco. Es más, cuando lo escuchaba me trataba de autoconvencer de que Barilari hacía su mejor esfuerzo, pero era al pedo, no veía el momento en que se callara y volviera a tocar Giardino. Horrible, y para peor en vez de sonar al estilo clásico de la banda, parece un disco de unos viejos chotos (que se creen que siguen siendo rockeros de 20 años) tocando en el cumpleaños de tu tío. Tristísimo y lamentable. Barilari, lo peor del disco. Desde que usa Hair Recovery ya no es el mismo, o a lo mejor siempre fue un desastre y nosotros lo estábamos ocultando bajo la alfombra. Andá a cantar “Todo lo que hago, lo hago por ti” enano botón y pegate un tiro. Teléfono para Saúl Blanch.
  



PREMIOS “NO LO SÉ 2015”


El clásico espacio para los discos que no termino de decidir si son buenos o si están engañando mi corazón.


2. THE LIBERTINES -  ANTHEM FOR DOOMED YOUTH


En este caso un poco lo sé: no es un mal disco. Es que pareciera un poco más de lo mismo, pero 10 años después. Hay muy lindos temas, pero hay también un gran espacio de canciones de relleno que sobran en cualquier escucha que se le dé a lo nuevo de los amiguitos, el gordo Doherty y el flaco Barât. Hay que rescatar que a pesar de todo sigue pareciendo que graban los discos en una sesión pasados de largo. Pero, cuando se me ponen en melancólicos ya no da. ¿Hay que jubilarlos a los Libertines o les quedan un par de cartuchos más en el revólver? Capaz que si uno les da rienda suelta al gordo y al flaco se clavan 35 discos más contando acerca de las putas, las drogas, los amigos, el rock y la noche Londinense. Aunque a esta altura no sé si eso sigue siendo interesante.



1. THE CRIBS - FOR ALL MY SISTERS


Uh, cómo esperé este disco. Me acuerdo que los primeros dos temas que compartieron (allá por el verano del 2014-2015) me dejaron con muchas ganas. Sin embargo, después de sacar las uñas de la pared por la ansiedad y bajar el disco para escucharlo, me volví a los dos temas del verano por las dudas. ¿Qué pasó? ¡Me engañaron como a un chico! Al final los mejores temas del disco eran 2 o 3 nomás (contando a los adelantos). El resto, como un disco de otra banda. Un bajón, porque siempre me han gustado y esperaba grandes cosas de estos muchachos. A lo mejor debería darle otra escucha, pero ya le di tantas que no se si quiero hacerlo de nuevo. ¿Es un álbum prescindible o hay algo que no estoy entendiendo? De cualquier manera, siempre tendremos los clásicos y ese tremendo hit que es “Different Angle”, uno de los mejores temas que escuché este año.



FUERA DE CONCURSO, ES DECIR: DEL 10 AL 8.


El momento en que le doy una oportunidad más a aquellos discos que por detalles no entraron en el TOP 7 de la gloria. Es de remarcar que, aunque este me ha parecido un año de pocos “grandes discos”, esta vez me han quedado varios fuera de concurso. Discos como el homónimo de Wand y su continuación 1000 Days, Range Anxiety de Twerps, Los compilados de Radio FAN, Sol Invictus de Faith No More, el tremendo disco de versiones de T.Rex que se mandó Ty Segall y La Primera Exploración de Temporada de Tormentas que tiene varios tesoros. Recomiendo una búsqueda y oída de todos los nombrados ajenos a esta lista, valen la pena y seguro hay quienes sabrán reubicarlos en sus propios rankings.


10. MASSACRE - BIBLIA OVNI


Con este disco me pasó que lo tuve que pensar muchísimo, lo bajé y borré un montón de veces en el año desde el mismo día que estuvo para escuchar. Es, desde la primera a la tercera escucha un disco bien completito, con mucha canción marca oficial de la banda del gordo Wallas. Sin embargo, a partir de ahí es como que me surge cierta empatía al escucharlo, y creo saber por qué: la segunda mitad del disco es floja. Hasta “Muñeca Roja” me quedo moviendo la patita, pero a partir de “Fieles a la Montaña” es como que se me cae bastante en comparación a la primera y tremenda mitad. Ya sé, “Despoblando el Planeta” está buena, pero si la ponemos al lado de “Mi Amiga Soledad” o “Niña Dios” se hace caca y pis en el pantalón. Por ahí podríamos decir que estoy comparando los hits con los temas más escondidos, pero es que en el caso de Massacre, nunca me ha parecido una banda tan hitera pero sí una banda de hacer muy buenos discos al completo. Por eso me tomo ese “privilegio”. A pesar de todo, es un disco muy escuchable de principio a fin. Es que pase lo que pase es la banda del gordo, que sabes no te va a fallar.

Aguante: Por supuesto, los primeros cuatro temas.
Bajón: “Domador de Jaguares” y “Si quieren, pueden Volar” son bastante flojas.

video


09. EAGLES OF DEATH METAL – ZIPPER DOWN


Este es uno de los tantos regresos de este año que definitivamente no me esperaba. Pero debo admitir que fue una muy grata sorpresa que se convirtió ciertamente en uno de los discos más escuchados por estos lados. La “otra” banda del colorado Homme (que en realidad es más la banda del bigote Jesse “The Devil” Hughes) creó básicamente un disco para hinchar las pelotas. No hay grandes letras ni canciones muy complejas. En realidad, lo que persiste en todo el conjunto es el “boogie” (una palabra que se repite en casi todo el disco) y esa sensación de estar en un bar cagándose de risa y cantando a coro con unos cuantos amigos con los que vas a salir de putas y con los que muy probablemente termines vomitando en alguna esquina de la ciudad. Lo cual me parece fantástico, puesto que extrañaba un disco de puro rock and roll sin pretensiones ni complejidades al pedo. Le resté varios puntos a la hora de posicionarlo en esta lista porque varias de las canciones son versiones regurgitadas del último disco solista de Hughes y porque el tema más hitero de todos, es un cover. Un disco disfrutable de una sola pasada y que quizá tomó fama de mala manera al verse relacionada la banda con los incidentes “terroristas” en París hace unos meses. Aun así, insisto, es un disco para hinchar las bolas, te das cuenta con sólo ver la portada. Merece ser disfrutado de la misma manera.

Aguante: “Complexity”, “Oh Girl” y “Save a Prayer”, obviamente.
Bajón: Ahora que lo pienso bien, “The Deuce” y “Got the Power” no me gustan tanto como los otros temas. Pero, en el conjunto es como que no me importa mucho.



08. LOS RUSOS HIJOS DE PUTA – LA RABIA QUE SENTIMOS ES EL AMOR QUE NOS QUITAN


Esta es una banda de la que varios nos hicimos fan el año pasado y cuyo último trabajo discográfico (su primer larga duración) fue muy celebrado cuando apareció en marzo de este año. Y no es para menos. Este disco pudo tomar forma física (y digital, si vamos al caso) gracias al éxito de una campaña crowdfunding que los mismos rusos hicieron en ideame (una suerte de Kickstarter argentino) en 2014. Hasta ese entonces a los rusos les estaba yendo muy bien en todos lados con su primer disco/EP de seis temas y por alguna razón pegaron muchísimo en México (país en el cual, además de España también se editó este trabajo). Calculo yo, por tres grandes razones que los convierten en una de las bandas más interesantes y frescas del ambiente: primero, la música de los rusos es una explosión de libertad y desenfreno que sólo encuentra sentido cuando las interpretan ellos; segundo, y por ende, sus shows en vivo son un descontrol mágico que realmente vale la pena ser vivido (eso, cuando no se clavan un acústico) y tercero (y no menos importante) la rusa que es una suerte de sex simbol barrial que cuando se choca con los otros personajes desencadena una locura que produce una sensación de sorpresa que hacía mucho que no se veía en el ámbito del “rock” nacional. Sí, tendría que ser muy gil para ignorarlos a ellos en mi top, si al fin y al cabo tanta rabia sólo nos hace amarlos más.

Aguante: Los tres primeros temas y “Los Pibe” que es alto hit, papá.
Bajón: “Luna” y “Cráneo” no me gustan tanto. Pero no les vayan a decir.


TOP 7 – MEJORES DISCOS 2015


Y finalmente, la lista de rigor. El momento para recomendarle a todos los amigos esos discos que me han ayudado a pasar este año. Estos discos han llegado a las posiciones más altas de mi ranking en base a: la cantidad de escuchas por día/semana/mes en el año; la cantidad de hits y grandes temas que posee cada uno en comparación al otro; lo mucho que me gusta el estilo y/o desarrollo de tal o cual banda/solista/agrupación de bandas y lo novedoso/fresco que me ha parecido en conjunto el disco nuevo. En base a todo eso, hice una pequeña lista de calificaciones en uno mis cuadernos (como todos los años desde hace bastante) y los puntajes (del menor al mayor) para que todo sea re-transparente (¿?) fueron: 8,06 – 8,66 – 9,00 – 9,06 – 9,20 – 9,33 – 9,36. Algunos dirán “¿Cómo mierda sacas esos números tan precisos?” o “Que manera de tener tiempo al pedo, vos” cuando en realidad este es un pasatiempo que, al igual que las historietas, ya es parte de mi hacer cotidiano. Todos los días desde que tengo internet trato de escuchar y leer entre 4 o 5 discos y comics por semana porque eso me mantiene activo y al tanto de lo que me gusta todo el tiempo. No podría imaginarme sin mis discos o mis historietas todo un mes, por ejemplo. Y esto más allá del internet, puesto que a pesar de todo (y de ser bastante pobre) soy un fiel consumidor de cd y revistas desde hace mucho tiempo. En fin, con respecto a mi lista de calificaciones, no se las pienso decir. Hagan sus propias listas, sean categóricos, escuchen, lean, piensen y no se queden con la opinión de nadie, formen la suya propia todos los días y aprovechen que estamos en una época en la que el compartir es un arma genial si la sabemos usar para el bien.

Este año (como ya escribí más arriba) ha habido pocos discos que funcionen al completo. He escuchado muy pocas novedades que me llamen la atención más allá de uno o dos temas y no he descubierto muchas bandas interesantes a pesar de estar en la búsqueda constante. He notado sí, varios regresos esperados (y no tanto) que realmente se han lucido a pesar de que siempre pareciera que sucedería lo contrario. ¿Quizá esto quiere decir que los viejos han tenido que resurgir para poner “orden” en la escena? ¿Es eso bueno? Por suerte, y a pesar de eso también noté que están surgiendo varias bandas con sonidos (y guitarras) muy distintas a las que estábamos acostumbrados. Eso me tienta y llena de fe, en una de esas, si sabemos prestar atención descubrimos varias joyitas antes de que sean parte del oído acostumbrado. Hoy en día hay muchas más posibilidades de descubrir cosas nuevas todos los días y quizá si nos esforzamos abramos nuevos caminos entre todos. Dicho todo esto y después de tan larga introducción al cuete, los dejo con mi top. Espero los suyos.


07. THE DECEMBERISTS - WHAT A TERRIBLE WORLD, WHAT A BEAUTIFUL WORLD


Cuatro años habían pasado desde el (gran) último disco de estudio de los pibes liderados por Colin Meloy, quién permítanme decir, desde el primer disco parece que se ha lastrado varios asados. Y está re-bien, se lo merece. Después de tantos grandes momentos pasados con los Decemberists y discos impecables como “The Hazard of Love” o “Picaresque” es como que la confianza, estaba intacta. Si bien, “The King is Dead” no era tan bueno como los anteriores, tuve la sensación de que a partir de allí es como que dejaron de experimentar y hacer temas complejos para decir “a partir de ahora hagamos lo de siempre, con tal somos los Decemberists, tenemos piso de sobra”. Y esa sensación es la que creo se traslada en este nuevo trabajo que, a pesar de tener un toque góspel y country en varios temas es básicamente un disco simple de The Decemberists. Y eso alcanza y sobra, para hacer un disco muy escuchable y disfrutable de principio a fin. Con muy buenas canciones típicas de la banda, letras que (al menos a mí) me trasladan a un día de verano en un pueblito de montaña lleno de historias y con hits instantáneos como “Make You Better”, “The Wrong Year”, la hermosa “The Lake Song” y el ultra-mega hit “Cavarly Captain”, un tema con el que es imposible no quedarse enganchado. El disco, de 14 temas, salió en marzo de este año y por alguna razón me olvidé de él con el paso de los meses. Precisamente en estos días mientras armaba esta lista lo comencé a re-escuchar de nuevo y me di cuenta de que en realidad estaba dejando de lado un disco genial. Creo que no tengo nada más que escribir al respecto, es un disco completito (facilón, dirán algunos) y que no necesita demostrar nada, quizá que los Decemberists son unos capos y que nos estábamos confundiendo metiéndolos en la bolsa de bandas hípsters-indie descartables.

Aguante: Todo el disco es una escucha muy bonita de principio a fin. Hay muchos hits y momentos en los que se baja varios cambios, pero en general lo mejor del disco es el disfrute al completo.
Bajón: “Easy Come, Easy Gone” es excesivamente parecido a “People are Strange” de The Doors, casualmente uno de mis temas favoritos. “Till the Water’s All Long Gone” es bastante chotonga, pero como pega justo en el disco, se la perdono.

RESUMEN: no es el mejor disco de The Decemberists, pero aun así es mejor que un montón de discos más.



06. KADAVAR – BERLÍN


Oh sí. Este es un disco del que cuando me enteré que iba a salir, salté como chico. Yo, y mi hermano menor con quienes nos hicimos fanáticos absolutos de los barbudos de Alemania después del fabuloso primer disco. Este, su tercer larga duración de estudio y cuarto en la colección (después del disco en vivo del año pasado) es probablemente el disco más fácil para quienes recién se inician en el mundo de estos muchachos. Es un disco con mucho hit y muchas canciones para menear la melena como loca. Después del segundo disco, Mammut (el bajista) quién junto a Lupus (Guitarra y voz) y Tiger (batería) formaba el trío original anunció que abandonaba el conjunto por diferencias personales y musicales. Lo cual me pereció muy raro, no me imaginaba una pelea entre esos muchachos. En fin, un par de meses después el trío se volvió a completar con la integración de Simon “Dragon” Bouteloup, exintegrante de Aqua Nebula Oscillator, una banda con la cual el equipo ya había grabado un LP con anterioridad y con quienes ya compartían varios escenarios y amistades. Con Dragon grabaron el explosivo “Live in Antwerp” y después de escuchar “Berlín” puedo decir que se incorporó perfectamente al estilo de los otros dos. Este es un trabajo que continúa en el camino de los dos anteriores sin mucha novedad, pero que, a mi parecer, le da un plus de poder fresco a la banda que los acentúa y engrandece en el podio de bandas de corte tipo Sabbath-Zeppelin. Es un disco para escuchar con el volumen al palo, vestido de cuero y con la barba a la altura del pupo.

Aguante: pone los parlantes del Ford Falcon a mil entre el primer tema “Lord of the Sky” y la increíble “The Old Man”. Con esto, no quiero decir que los temas restantes sean malos, ojo. Pero es muy probable que al llegar ahí ya tengas dolor de cabeza de tanto moverla como perrito-adorno de auto.
Bajón: En algunos lados, el disco salió con un bonus track en el que hacen un cover de Nico (Si, la cantante alemana de The Velvet Underground and Nico) que es muy raro. Es hasta feo, diría yo.

RESUMEN: los fanáticos tenemos con qué drogarnos por un tiempo, los que recién los descubren están por engancharse con una droga bastante fuerte.

video


05. FUZZ – II


Con este disco, Fuzz pasó de ser “otra” de las bandas de Ty Segall a convertirse en un monstruo con identidad propia. Con “II” (aunque en realidad el disco no tiene nombre, sino más bien es una denominación parcial) todo lo que estaba bueno en el disco debut de la (de pié) banda, se expandió, explotó y logra ser muchísimo mejor de lo que me esperaba en primer término. Este es otro de esos discos de los que cuando me enteré que iba a salir prácticamente me quedé sin uñas mordiéndome los dedos esperando que alguien lo subiera a internet. Y la espera valió la pena con creces. Si bien ya no hay muchos hits como antes (en realidad, para mí el único hit es “Say Hello”) es un disco en el que prácticamente todo, está bien. Son 14 temas que directamente explotan desde que comienzan los primeros punteos de  “Time Colapse II/The 7th Terror” hasta la ultra-zappada final que es la canción que da título al disco. Moothart está desatado en este trabajo (y hasta se anima a cantar un par de temas) y es sin duda lo que más me gusto. El disco varía entre el Rock Psicodélico, el Hard Rock, el Garage y hasta un poco de Metal. En todos los caminos, los pibes se lucen y entregan un laburo para guardar para siempre y poner al máximo en ocasiones en las que queremos que todo se vaya al carajo. Bienvenidos al mágico mundo de Fuzz (mágico más allá de los magos y los hombres-gusano). No hay regreso asegurado.

Aguante: “Let it Live” y las 4 canciones desde “Say Hello” hasta “Jack The Maggot”, un fuckin’ combo de felicidad.
Bajón: Para mí, sobran un par de temas, pero cuando escucho el disco entero me olvido por completo. Por ahí no daba para grabar la zappada “Sleestak” en el disco, pero bueh.

RESUMEN: Es el mejor disco de Fuzz, hasta que salga el próximo.



04. LOS BRUJOS – PONG!


Creo que la historia del regreso de los Brujos es bastante conocida, así que me la voy a ahorrar. De última googleá, vago/a. El día que salió “Beat Hit” el tema que adelantaba el nuevo disco (una canción que por cierto estaba guardada de hace varios años) en exclusiva por radio Vorterix yo justo me encontraba escuchando mediante mi mini-equipo y me acuerdo haber subido al mango el volumen a partir de los 20, o 30 segundos de escuchar el tema. Sonaba espectacular y muy distinto a lo que (al menos yo) recordaba de la música de los brujos. Me dejaron las expectativas por Saturno, pero como pasaron varios meses entre eso y que salió el disco me olvidé. Un par de días después de que salió algún alma caritativa subió el disco completo a torrent y si no me confundo fue uno o dos días antes de que saliera el espectacular videoclip de “Beat Hit”. Sinceramente no esperaba que fuese tan bueno. Me acuerdo que el primer día nomás le pegué como 10 escuchas consecutivas porque algo en mi cerebro no podía creer que fuese tan bueno. Como será que hasta me terminé comprando el CD original. Es impecable y no tengo mucho más que agregar. Lo único “cuestionable” si se quiere, puede ser el hecho de que el disco tiene varias canciones que ya tenían preparadas desde hace bastante lo cual me hace pensar si el próximo disco (si lo hay) será tan bueno como este. Los Brujos volvieron (guiño al grupo de interné que los acosó durante años) y cómo. Es un regreso muy (espacial) especial que todos los que sepan disfrutar el buen rock sabrán apreciar con creces. La estética, los personajes, los recitales, las canciones, el estilo, todo está bien. Se murió Gabo, pero a esta altura es lo de menos, mientras sigan tocando así.

Aguante: ¿Todo? Mis favoritas son “Vida de Acción”, “Rock Vampiro”, “Gagarín” y “Gabo”.
Bajón: No hay. Por ahí los temas que me gustan menos son “Rolling Stone” y “La Hiena”.


RESUMEN: Para ponerse el casco de astronauta y saltar como un infeliz toda la noche.

video


03. BUILT TO SPILL - UNTETHERED MOON


Este es un disco casi perfecto. Cuando me enteré que Built to Spill (una banda que me gusta muchísimo) iba a sacar un nuevo disco después de varios años de receso, no sabía que esperar. Quiero decir, y dale con los regresos. Cuando leí el anuncio me di con que ya estaba un poco cansado de los regresos y no quería encontrarme con un disco que fuese a arruinar la bella discografía de estos muchachos. Por suerte, después de escuchar “All our songs” y “Never Be the Same” (claramente los dos mejores temas del disco) las cosas cambiaron. Y el disco completo, de principio a fin es espectacular, como si no hubiese pasado el tiempo y la banda se juntase de nuevo como siempre a grabar en una tarde de calor. Todos los temas tienen su encanto, y por supuesto lo mejor (además de un Doug Marsh que está afiladísimo y parece el típico tío que cuenta chistes en un velorio) son las guitarras. Los riffs, los solos, la marca de la casa, el estilo particular de los Built to Spill está intacto. Están los hits y las típicas canciones largas (las últimas dos). Todo está en orden y es de celebrar que sigan siendo tan auténticos como siempre. ¿Qué porqué es un disco casi perfecto? Porque hay un solo tema que me gusta menos que los otros. Pero más allá de eso, son diez canciones para disfrutar todo el día y de la manera que se nos venga en gana. Eso es lo mejor de la banda de Marsh, que a los discos les damos el significado nosotros. Por ejemplo, yo cuando los escucho me imagino a unos cuantos amigos boludeando en el garaje y cagándose de risa a pesar de estar bastante viejos. Deben ser unos tipos geniales.

Aguante: “Never Be the Same” himno absoluto. Y todos los temas salvo…
Bajón: …” Some Other Song”. Que no es que sea mala, sino que me gusta menos nada más. Pero si no, vaya y pase.

RESUMEN: La Mejor tarde de cualquier estación. La mejor compañía.



02. SLEATER KINNEY - NO CITIES TO LOVE


Entre este y el primer puesto había una suerte de empate que a la hora de las definiciones llevó a ganar al otro disco porque acá (al igual que en el caso de Built to Spill) hay un solo tema que me gusta menos. Pero, eso no le quita que estemos ante uno de los mejores discos de este año sin ninguna duda. Paso a comentar mi experiencia con esta banda: Antes de saber que iban a sacar un disco nuevo yo tenía escuchados los últimos dos discos, pero por casualidad. Me habían gustado (“The Woods” es épico) pero nada más. En los meses posteriores a la salida del disco nuevo (me enteré bastante tarde de su salida) descubrí que la minita que tocaba la guitarra (y canta en varios temas de este disco) era la misma que sale en “Portlandia”. Una situación que debo admitir me descolocó un poco, ahora ya no podía escuchar la banda sin imaginármela con el bigote cuando se disfraza de hombre. Me cagué de risa. Para colmo, al escuchar el disco me di con que tiene muchísimo más protagonismo que en discos anteriores y que ese protagonismo no era para menos: Brownstein se zarpa. Ni hablar como está Janet Weiss, que toca la batería de puta madre. Pero sin lugar a duda una de las joyitas de este disco es como está la voz de Corin Tucker, una Milf que se llevó mis palmas. En este disco las cosas están tan bien que hasta las letras de las canciones se lucen (péguenle una breve leída si saben inglés). Está tan bueno este disco que desde que lo bajé no ha pasado más de una semana sin quemarlo por completo en los parlantes. A pesar de que se trata de otro regreso (si no me equivoco habían pasado 10 años desde el disco anterior) para mí es una de las grandes sorpresas de este año. Suenan tan bien y fresco que no parecen una banda de Riott Grrrls de los 90’s. Es más, si te ponés a escuchar los discos anteriores (por lo menos para mí) vas a descubrir que claramente este pueda ser su mejor disco. Super-recomendable y para subir el volumen a mil.

Aguante: Todo el disco. “No Cities to Love” es un clásico instantáneo, y el video con J Mascis de canuto es lo mejor que hay. Pero, para mí el mejor es “Surface Envy”.
Bajón: “Gimme Love”, el único tema que me gusta menos. Pero probablemente le agarre la mano con el tiempo.

RESUMEN: Esta es una banda en serio. Me las imagino en el estudio tomándose una birra, con los pibes jodiendo y cagándose de risa a diferencia de tantas bandas de hombres que van en plan diva a todos lados.



01. BESTIA BEBÉ – JUNGLA DE METAL 2


Llegamos al momento de la verdad. Bienvenidos al que, para mí, es el mejor disco de este año. Hay muchas razones y vamos a ir una por una. Primero, es de destacar el avance desde el primer disco en donde todo el laburo de guitarras que hay en este parecía menor y quizá ofuscado por tanta guitarra acústica de fondo. Ese trabajo de guitarras, acordes y punteos son muy frescos y suenan tan bien, tan novedosos que por eso decidí colocarlos en lo alto del top. Son claramente “el sonido” 2015, a pesar de que varios temas ya se habían escuchado antes. Segundo, Tom Quintans está genial. Las bellas melodías acompañadas por la voz de este muchacho, realmente me trasladan a un barrio lleno de amigos. La clara “imagen estética” de los Bestia Bebé. Imposible no quedarse enganchado cuando Quintans estira las palabras en “Fiesta en el Barrio” (EL hit del 2015). Tercero, todas las canciones están a un mismo nivel. Si bien hay un ultra-hit y varios temas para cantar a coro con los amigos una tarde de verano, todos los temas están perfectos. A un nivel justo y en el lugar indicado del disco. No sobra nada y no falta nada. Es un disco tan redondo y disfrutable que tengo que recomendar su compra en formato físico ya mismo. Es perfecto para el asado con los amigos. Cuarto, el mismo día de su salida, la misma banda lo subió en alta calidad para descargar gratis. Una de las mejores cosas que podrían haber hecho y por la cual se han ganado mi respeto absoluto. Quinto, la tapa. Hay quienes quizá encuentren varias similitudes entre los sonidos de Bestia Bebé y El Mato a un Policía Motorizado (otra de mis bandas favoritas y que siempre suenan actuales) pero no es mi caso. Sin embargo, es cierto que son amigos y además de compartir escenarios seguramente compartan varios pisos musicales y generacionales. Por si fuera poco, esa tapa tan genial (y delirante) es obra de Santiago Motorizado. Otro bonus para agregar además del título-homenaje del disco a Duro de Matar (gran película). Sexto, las letras en conjunto con la música. Todas recordables, cantables y que (como ya mencioné) trasladan claramente al barrio, a los amigos, a una tarde de fútbol y asado en los monoblocks de cualquier zona conocida. Ese es un objetivo cumplido. Por último (séptimo) que los 12 temas del disco encajen tan bien en ese rompecabezas musical, en ese señor disco que al menos a mí, me reafirma la impecable banda que es Bestia Bebé. Este disco es una evolución en el sonido, pero sin piedras en el camino. Vamos tranqui por el barrio, con tal, si estamos todos juntos, seguro la pasamos bien.

Aguante: Bestia Bebé.
Bajón: ¿Cuándo saldrá el próximo disco?

RESUMEN: Una tarde de verano con los amigos en el barrio. Todo es felicidad y buena música.




Y así concluye este TOP 7 de discos 2015. ¿Te ha gustado la selección? Te invito a realizar la tuya. Y a escuchar (y comprar, ya que estamos) más discos. Sobre todo, independientes, que no ayudan a incrementar el bolsillo de ninguna empresa, sino de la banda. Te invito también a ir a más recitales y seguir disfrutando buena música siempre. En un par de días, el TOP de historietas. ¡Escuchen, compongan, disfruten!

No hay comentarios:

Publicar un comentario